Historia

En 1978 en Madrid, en los aledaños de la Plaza de Las Ventas se precisaba de un restaurante íntimo, como lugar de tertulia para los aficionados de la Fiesta Nacional.
Los hermanos Blanco, llenos de experiencia hostelera decidieron aportar Los Clarines, un Restaurante donde degustar su aclamado Rabo de Toro, acompañado de una innovadora carta de vinos.
El responsable de la cocina Antonio Blanco aportó una variada carta, llena de matizes culinarios y grandes vinos.
Una excelente tertulia, aporta ese toque inolvidable para las tardes Taurinas de Las Ventas.